Naturopatía

El objetivo de la naturopatía es estimular la capacidad curativa innata del organismo y facilitar sus mecanismos de equilibrio para alcanzar el estado de salud,  promoviendo el principio de no hacer daño.

Utiliza los cambios de estilo de vida, la nutrición, el ejercicio, productos y técnicas naturales como las que encontramos en nuestro menú de terapias naturales para mejorar el estado de salud y bienestar.

En contraposición a la idea ancestral de que la enfermedad es un desequilibrio, está la idea no reconocida pero generalizada, de que la falta de salud es una maldición divina o culpa de la genética. Pocas veces asumimos la responsabilidad de nuestra salud; la solemos depositar en el médico, quien nos receta unas pastillas que, en general, no nos curan y desoimos sus consejos sobre los hábitos saludables que deberíamos tener.

La medicina occidental actual está tan compartimentada que puede llevarnos meses, años, obtener un diagnóstico.

Desde la naturopatía se estudia al paciente como un todo, relacionando, por ejemplo, sus síntomas intestinales con los pulmonares, el color de la piel, el sonido de la voz… También contempla las bases y repercusiones psicológicas que estos síntomas tienen en las personas. Méjor que de enfermos preferimos hablar de condiciones y mejor que drogas preferimos utilizar medidas que no nos dañen.