Macrobiótica

Carmelo Ruíz

ASESOR MACROBIÓTICO

 

 

 

 

 

La Macrobiótica y sus beneficios

Conocido también como Monismo Polarizable. Régimen Alimentario basado en el consumo de determinados productos vegetales no manipulados industrialmente. Es un sistema filosófico y práctico de origen japonés, creada por el pensador George Ohsawa, cuyo objetivo es actualizar el antiguo principio del Yin y el Yang, que de acuerdo a esta filosofía, constituyen la base de la ciencia y de todas las filosofías y religiones de Extremo Oriente pretende adaptar dichos principios a la mentalidad actual.

La Macrobiótica pretende demostrar que por medio de la aplicación de estos principios se puede comprender y resolver los problemas existenciales. Y el vínculo en el cual basa la conexión entre la filosofía y la práctica, es la alimentación.

De acuerdo a esta filosofía, que pretende diseñar un sistema acorde con la naturaleza, el organismo logra estar en armonía y por tanto preservara la salud, no solo físicamente sino también mentalmente, todo esto debido a que la persona logra entrar en armonía con el infinito o el Uno, que se manifiesta a través de sus dos polaridades o fuerzas, Yin y Yang, que se encuentran presentes en cada fenómeno y elemento de la creación, pero en proporciones diferentes, y una de las dos predomina.

¿En qué se basa la macrobiótica?

La macrobiótica se rige por 7 leyes y 12 teoremas, que resumen los principios que constituyen el “Orden del Universo”. Habla de la creación en espiral y la forma como las fuerzas que rigen el Universo se combinan para preservar el equilibrio en todas las manifestaciones de la creación. Explica además las etapas de la evolución del entendimiento y plantea una forma de alimentación en armonía con dicha filosofía.
De acuerdo a esto, el desarrollo integral del ser humano debería hacerse de manera natural, por sí solo, como proceso natural y que no se da de ese modo, por las trabas que impone el mismo ser humano.

Funcionamiento de la Macrobiótica

La técnica macrobiótica persigue una alimentación equilibrada, sin carencias ni excesos, para ayudarlo a desarrollarse libremente y en capacidad de adaptarse a las condiciones adversas, el tipo de actividades, la edad, los objetivos de cada quien y otras consideraciones particulares.
No contempla prohibiciones alimenticias, pero si, adaptaciones particulares para cada caso. Se proponen 10 regimenes equilibrados básicos, que abarcan desde lo más abierto posible hasta lo más estricto. No restringe, permite organizar y listar los alimentos de acuerdo al nivel de riesgo que encierra cada uno para quien los consume.
Según esta filosofía, la única enfermedad universal que existe es la arrogancia como manifestación extrema del egocentrismo y las demás son solo manifestaciones diferentes de la misma. El egocentrismo se analiza como una forma de separación del resto y resta amplitud de percepción, impide ver la dualidad de todas las cosas y el desequilibrio induce a la enfermedad, que según la macrobiótica es una reacción natural del organismo con la intención de volver al equilibrio y tratará de desechar lo nocivo.
Aplicar un régimen curativo no invasivo, consistente en comer de manera más bien estricta para no alimentar la enfermedad y permitir la limpieza del organismo. Esto no excluye el uso de remedios externos y alimentos específicos.
En macrobiótica, la salud es la humildad, tanto en comportamiento como en estado profundo y propone 7 condiciones que permiten medir la salud:

1. No sentirse cansado
2. Dormir bien
3. Buen apetito
4. Buena memoria
5. Buen humor
6. Rapidez de pensamiento y acción
7. Justicia